Tipos de Yoga: ¿Cuál es mejor para ti?

¡Haz click para puntuar este artículo!
5 / 2 votos

Hatha Yoga, Asthanga, Iyengar, Bikram, Vinyasa, Yin yoga… la popularidad que ha cosechado la milenaria ciencia del Yoga ha hecho que prolifere un enorme número de tipos, escuelas y estilos distintos. La variedad a veces puede causar confusión, por lo que es conveniente aclarar cuáles son las diferencias y las similitudes entre estos estilos.

¿Cuál es el mejor para ti? Tanto si eres estás buscando un lugar para empezar como si te consideras un practicante medio o avanzado, es posible que tengas interés por conocer cuáles son los tipos principales de esta disciplina ancestral, y cuál se adapta a tus necesidades y a tu personalidad.

¿Qué diferencia los distintos tipos de Yoga?

Todos los tipos de Yoga parten de una base común. Los ejercicios, asanas, prácticas de pranayama o de relajación son los mismos en todos los estilos. Las diferencias radican más bien en la intensidad, el dinamismo, el tiempo de práctica o el enfoque.

La mayor parte de los tipos de Yoga de la actualidad parten del estilo Hatha, con influencias mutuas. Por ejemplo, Pattabhi Jois, creador del Asthanga Yoga, y B.K.S. Iyengar, fundador del estilo que lleva su nombre, fueron ambos discípulos del mismo maestro, Swami Krischnamaycharya. A su vez, esos dos estilos han sufrido variaciones, dando lugar a nuevos tipos de Yoga.

Ten siempre muy presente que, incluso dentro de un mismo tipo de Yoga, cada centro, cada profesor y cada nivel pueden ser muy distintos, y hacer que las clases difieran notablemente. Lo mejor que puedes hacer es acercarte a varios centros de Yoga, preguntar y pedir una clase de prueba.

Por otro lado, hay que distinguir los tipos de Yoga más usuales en la actualidad de los cuatro senderos clásicos del Yoga que se vienen practicando desde hace milenios.

Aquí tienes los tipos de Yoga más importantes de la actualidad:

Hatha Yoga

El Hatha Yoga es, en cierta forma, el origen de la mayor parte de los tipos de Yoga actuales. El término proviene de la unión entre «ha» (sol) y «tha» (luna), entendido como una práctica que aporta, al mismo tiempo, fuerza y quietud.

De forma habitual, en una sesión de Hatha Yoga se practican ejercicios de meditación, relajación, pranayama (respiración energética), y una larga secuencia de asanas (tanto de forma estática y dinámica). También puede incluir otros ejercicios como kriyas (limpieza), canto de mantras o ejercicios para los ojos.

Dos practicantes de Hatha Yoga
Dos practicantes de Hatha Yoga

Se trata de un Yoga muy versátil, con arraigo a la tradición india y con una enorme variedad de estilos, por lo que puede satisfacer un gran número de necesidades distintas. Los centros de Hatha Yoga suelen disponer de clases para principiantes y de distintos niveles para avanzados.

Ashtanga Yoga (o Power Yoga)

En sánscrito, la palabra Ashtanga puede traducirse como «el camino de las ocho ramas». Sus adeptos consideran que es uno de los tipos de Yoga más antiguos, formado por los ocho senderos tradicionales expuestos en los Yoga-Sutra de Patanjali.

Las clases de Ashtanga son dinámicas, enlazando posturas con una serie de movimientos repetidos y rápidos sin apenas pausas. La respiración es igualmente importante, utilizando la Ujjayi durante toda la sesión, que suele durar alrededor de noventa minutos.

Saludo al Sol en Asthanga Yoga
Saludo al Sol en Asthanga Yoga

El Ashtanga Yoga es un estilo muy físico y exigente (de ahí el nombre Power Yoga). Existen seis secuencias de Ashtanga Yoga: una para principiantes, otra para practicantes intermedios y cuatro para avanzados. En las sesiones de Ashtanga se suelen repetir las mismas posturas, con pocas variaciones entre clase y clase.

Vinyasa Yoga (o Yoga Flow)

Vinyasa Yoga es, en realidad, una variación del estilo Asthanga, en el que se realizan los mismos ejercicios, pero de una forma más consciente y meditativa. De hecho, Vinyasana significa «colocar de una manera especial», y los practicantes de Vinyasa consideran la diferencia es simplemente una cuestión de enfoque.

Las secuencias de Asthnga se adaptan a ritmos habitualmente más lentos, incluso manteniendo las posturas durante más tiempo. Son sesiones fluidas, a veces como si fueran una coreografía, buscando la perfección en las posturas y prestando especial atención a la alineación corporal.

Yoga Iyengar

El estilo Iyengar fue fundado por B.K.S. Iyengar y su aparición tuvo un profundo impacto en el mundo del Yoga. De niño, el futuro maestro padeció una enfermedad que le dejó importantes secuelas físicas, y comenzó a hacer Yoga para superarlas. Debido a estas limitaciones, Iyengar empezó a practicar con el apoyo de objetos de diversa índole. De aquí surge una de las características de este tipo de Yoga: el uso de cuerdas, cojines, sillas, taburetes y bloques y barras de madera.

Iyengar da una importancia crucial a la perfección en las posturas, con preponderancia total del aspecto físico, cuidando cada detalle con absoluta concentración en el cuerpo. En niveles avanzados las posturas se mantienen durante largos periodos de tiempo.

Yoga Iyengar con el apoyo de una silla
Yoga Iyengar con el apoyo de una silla

La utilización de accesorios facilita enormemente la práctica, por lo que te puede resultar más fácil si estás empezando. Si eres una persona metódica y quieres una clase basada en la precisión, sin duda el Yoga Iyengar es el más adecuado para ti.

Kundalini Yoga

Los antiguos textos de Yoga consideran que existe una energía, llamada Kundalini, que se encuentra en la base del sacro. Con el uso adecuado de ciertos ejercicios, esta energía asciende por la columna vertebral, abriendo a su paso los siete chakras principales y finalizando su recorrido en el cerebro, con lo que se llega a la iluminación espiritual.

La práctica del Yoga Kundalini pretende abrir los canales energéticos y favorecer la liberación de la energía, por lo que es a partes iguales un tipo de Yoga físico y espiritual. Se trata de clases intensas, con ejercicios dinámicos y vigorizantes, que unen asanas, pranayama, canto de mantras y meditación.

Kundalini Yoga
Kundalini Yoga

Bikram Yoga (o Yoga con calor)

La peculiaridad del estilo Bikram consiste en que se practica en un espacio caluroso y húmedo, de unos 40º centígrados y 40-50% de humedad. La secuencia Bikram consta de 26 asanas básicas, cada una de las cuales se realiza cuatro veces.

Sus adeptos consideran que a estas temperaturas el cuerpo están en las mejores condiciones para realizar los ejercicios, favoreciendo la flexibilida, el equilibrio, el tono muscular y la sudoración. Si quieres perder peso y no te importa sudar, sin duda este es tu tipo de Yoga.

Se da la circunstancia que este tipo de Yoga fue desarrollado por Bikram Choudhury, quien posteriormente sería denunciado por acoso sexual. Por este motivo, muchos de sus seguidores tratan de distanciarse de él, adaptando el nombre a Yoga con calor.

Yoga prenatal (o Yoga para embarazadas)

El Yoga para embarazadas es una variante del Hatha Yoga, adaptado para las mujeres en estado de gestación. La secuencia de ejercicios se realiza de forma personalizada, en el que cada mujer, según su condición y sus limitaciones, pueda obtener el máximo beneficio de cada clase.

Yoga para embarazadas
Yoga para embarazadas

El Yoga prenatal es de gran ayuda para prevenir y mejorar algunos de los problemas que se presentan durante el embarazo. Además, prepara a la mujer para el parto, trabajando la apertura y flexibilidad de los músculos y articulaciones. Por último, en cada sesión se trabaja la concentración profunda y la conexión íntima con el bebé.

Acroyoga

A mitad de camino entre la tradición del Yoga y la acrobacia, la práctica del Acroyoga comenzó hacia el año 2000, de la mano de Eugene Poku y Jessie Goldberg. Ellos dos imaginaron una serie de ejercicios que combinaran el dinamismo de la acrobacia, la sabiduría india y el arte sanador del masaje tailandés. El resultado es una fusión bella y divertida, que mejora la consciencia corporal, ayuda en la comunicación de pareja y de equipo y procura un desarrollo físico, emocional y espiritual y un proceso sanador y terapéutico.

Acroyoga en la calle
Acroyoga en la calle

El Acroyoga se suele practicar en pareja, aunque también se puede hacer en solitario o en un número mayor. Habitualmente hay una persona, denominada base, encargada de sujetar la que está sobre ella, llamada volador. Además de ellos dos, una tercera, denominada cuidador o spotter, es la encargada de asegurar la seguridad, así como de que las posturas se realicen adecuadamente y con consciencia.

Yin Yoga

En la cultura oriental, Yin y Yang son los antagónicos. El primero representa el lado femenino, el frío y la calma, y el segundo el lado masculino, el fuego y la agitación.

Yin Yoga es un tipo de Yoga de ritmo pausado, en el que se practican posturas sentadas, mantenidas normalmente periodos largos de tiempo y con los ojos cerrados. Se trata de un estilo ideal tanto para principiantes como para aquellos que prefieran una búsqueda interior que les lleve a la calma mental.

Yin Yoga
Yin Yoga

Las posturas en Yin Yoga se suelen mantener de 45 segundos a 2 minutos, en clases relajadas en las que se facilita la tarea del cuerpo dejándose llevar por la fuerza de la gravedad. Al igual que en el Yoga Iyengar, se usan normalmente accesorios para ayudar a mejorar las posturas.

Jivamukti Yoga

Jivamukti Yoga fue fundada en 1984 por Sharon Ganon y David Life. Jivamukti significa «liberación en vida» (donde Jiva se traduce como «alma individual», y Mukti «liberación»). Sus creadores desarrollaron este tipo de Yoga a partir del Asthanga (Pattabi Jois fue uno de sus maestros), combinándolo con las enseñanzas espirituales tradicionales de la India, con la idea de llevar la filosofía del Yoga a nuestro día a día.

En las clases de Jivamukti se comienza con uno o varios cantos en sánscrito, o con la lectura de un texto de la tradición yóguica. Se recomienda hacer la secuencia de posturas y ejercicios con la respiración Ujjayi (la misma que Asthanga), dedicando cada inhalación y exhalación a vencer los miedos que impiden avanzar en el camino de la vida.

Cantos al inicio de una clase de Jivamukti Yoga
Cantos al inicio de una clase de Jivamukti Yoga

Cada clase está enfocada a un tema concreto, y así se eligen no solo los cantos y los textos, sino también la secuencia de ejercicios. Los maestros de Jivamukti aseguran que las incomodidades y limitaciones que se experimentan durante el desarrollo de la clase son un reflejo de las limitaciones interiores, de los pensamientos limitantes y negativos. Por ello, el correcto desarrollo de las posturas durante la clase conseguirá ayudarnos a superarlos.

Yoga Sivananda (o Yoga Integral)

Swami Sivananda vivió gran parte de su vida en Rishikesh, y nunca viajó fuera del subcontinente indio. Sin embargo, envió discípulos por todo el mundo, logrando que el Yoga se expandiera a todos los continentes. Enseñó un sistema de ejercicios basados en la tradición más clásica, con doce asanas principales que se repiten en todas sus clases junto con respiraciones (pranayama), relajaciones entre posturas y canto de mantras.

Practicantes de Yoga en Rishikesh
Practicantes de Yoga en Rishikesh

Sivananda entendía el Yoga debe no solo como una secuencia de posturas, sino como una actitud completa que se basa en 5 principios: ejercicio, alimentación, relajación, respiración y mente. Por este motivo, se suele denominar también cono Yoga Integral. En loscentros Sivananda de todo el mundo puedes encontrar no solo clases de Hatha Yoga, sino lecciones de cocina, sesiones de meditación o celebraciones religiosas hinduistas.

Yoga terapéutico

Finalizamos este repaso con el Yoga terapéutico, una disciplina orientada a resolver o mejorar problemas concretos, enfermedades y dolencias. Partiendo del profundo conocimiento que la ciencia del Yoga posee del cuerpo y la mente humanas, los terapeutas trabajan con sus pacientes y les encaminan hacia la sanación.

Un buen terapeuta puede tardar años, si no decenios, en formarse correctamente. No solo debe conocer a la perfección las asanas, pranayama, relajación o meditación, sino que debe saber qué posturas o técnicas pueden resolver o aliviar la situación concreta que aflige a su paciente.

Una terapia Yoga suele dilatarse en el tiempo, por lo que es imprescindible ser perseverante y paciente. Además, es importante que el paciente confíe en su terapeuta, y que este sea capaz de demostrar un entendimiento lo más prefecto posible del problema que tiene que tratar, así como una buena experiencia en ese campo.

Puedes seguir leyendo artículos sobre Yoga

Imágenes: elyogaencasa.com, hevercastle.co.uk, yogawithgovea.com, pixabay.com, yoga-ashtanga.net, wikimedia.org, flickr.com, yogainternational.com, yogaenred.com, lucialiencres.com, serpadres.es

Resumen
Tipos de Yoga: ¿Cuál es mejor para ti?
Nombre del artículo
Tipos de Yoga: ¿Cuál es mejor para ti?
Descripción
Hatha, Asthanga, Iyengar, Bikram, Vinyasa, Yin Yoga... aquí tienes un repaso con los principales tipos de Yoga, sus ventajas y desventajas para cada persona
Autor
Publisher Name
Yoga Moola
Publisher Logo

6 comentarios

  1. Hola que tal, me llamo Pedro y hace unos meses empecé a ir a clase de yoga con mi pareja. Pero a los pocos días pasó todo lo del virus y lo hacíamos en casa. A ella le ha venido genial por tema de embarazo y a mi pues diría que tengo algo más de elasticidad. Así que mucho ánimo a todos los que están indecisos de practicar este deporte tan espiritual.

  2. Ursula

    Me ha encantado tu artículo y cómo explicas cada modalidad de Yoga. Yo llevo dos años practicando Yin Yoga y la verdad es que me encanta. Durante la pandemia daba clases online y aproveché para comprar incienso y disfrutar de la paz, tranquilidad y relajación que me aportaba el yoga y el aroma del incienso.
    Te has ganado una lectora, además lo de la cocina India me encanta 🙂

  3. aromas

    Hola! Yo llevo unos meses realizando yoga terapéutico para una dolencia crónica y la verdad es que me está ayudando muchísimo. Me ha encantado tu blog y cómo explicas las cosas de una forma amena y sencilla. Gracias por tu dedicación!

    • YogaMoola

      Muchísimas gracias, comentarios como el tuyo me animan a seguir escribiendo sobre estos temas 🙂
      Recuerdo que pasé unos meses en la India muy cerca de un centro de yoga terapéutico. Al principio era bastante escéptico, pero cuando vi que muchas personas al principio entraban con dificultades y después de unas semanas caminaban mucho mejor me convencí que estaba equivocado.
      Espero que sigas practicando yoga y que te siga ayudando.
      Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *