Yoga para niños: ideas para practicar en casa y en familia

¡Haz click para puntuar este artículo!
5 / 1 votos

Hay personas que piensan que el Yoga es cosa de mayores. En efecto, la capacidad de atención de los niños, especialmente de los más pequeños, es bastante reducida. Para ellos, la vida es la suma de pequeños momentos, y aunque pueden sentirse entusiasmados por algo y prestar una gran atención durante un tiempo limitado, se distraen con facilidad y enseguida quieren hacer algo distinto. ¿Significa eso que el Yoga para niños no funciona?

Al contrario. Cuando los niños practican Yoga en casa, están recibiendo una enseñanza que no solo les va a aportar beneficios en el momento presente. Es posible que su práctica, desde una perspectiva adulta, no sea la ideal. Sin embargo, las enseñanzas que se llevan para el resto de su vida sobrepasan con creces los beneficios más comunes que solemos asociar a la palabra Yoga.

¿Por qué practicar Yoga con tus hijos?

El beneficio más importante de hacer Yoga en casa es, sin duda, que los niños lo vean con la misma naturalidad que jugar, leer cuentos o compartir un rato agradable en familia. Cuando el Yoga se convierte en algo natural, espontáneo, significa que lo van a ir aprendiendo de una forma tan sencilla como aprenden a hablar su lengua madre. Convertir el Yoga en la lengua materna de un niño es hacerle un regalo para toda la vida.

Pero, además, hacer Yoga con tus hijos puede ser realmente divertido. A los niños les encanta estirarse, hacer equilibrios, experimentar su cuerpo en posiciones raras e inusuales. Lo niños aprenden con más rapidez que los adultos, y les encanta hacer cosas de mayores.

Por último, la práctica del Yoga no deja de ser un ejercicio, físico y mental, que aporta concentración, relajación, flexibilidad y estimulación muscular. Es decir, si practicando Yoga en familia vais a conseguir los mismos efectos positivos que cuando se hace en condiciones normales.

Siguiendo el ejemplo desde bebés

El cerebro de los niños está diseñado para que aprendan desde que nacen. Incluso hay estudios que van más allá, y que aseguran que los bebés aprenden durante la gestación en la barriga de sus madres. ¿Y cómo aprenden los niños? Fundamentalmente, por imitación. Los bebés trata de imitar lo que hacen sus padres, sus hermanos, la gente que les rodea. Si en casa haces Yoga, ellos te observarán, y sus pequeñas mentes irán absorbiendo las posiciones, los ambientes, los sonidos, los olores

Una madre practicando Yoga con su hija
Una madre practicando Yoga con su hija

Son sensaciones maravillosas que, de forma inconsciente, no olvidarán nunca. Luego, cuando vayan creciendo, es probable que esa imitación vaya más lejos y empiecen a experimentar consigo mismos. Te dirán «mamá, mira lo que hago», o «papá, ¡lo estoy haciendo mejor que tú!». Por eso, siempre que te sea posible o cuando te apetezca, dedica unos minutos a hacer Yoga delante de ellos. Los resultados llegarán sin que te des cuenta.

Jugando a hacer Yoga con tus hijos

Cuando tus hijos vayan creciendo empezarán a sentir la necesidad de hacer algo más que imitarte. Necesitarán ser ellos mismos, ser protagonistas de sus propios movimientos y posiciones. A partir de los 3 o 4 años de edad, la vida de los niños gira en torno a los juegos. ¿Por qué no jugar a hacer Yoga?

Puedes jugar a hacer equilibrios, a ver quién consigue mantener una posición más tiempo, quién es más flexible o llega más lejos con la pierna o el brazo… No hace falta ser purista: haz yoga de una forma lúdica y relajada. Juega, ríe, acompaña, déjate llevar por vuestra imaginación y, sencillamente, disfruta de un momento inolvidable.

Yoga para niños: algunas posiciones

Algunas posiciones van a ser especialmente divertidas: el arco, el arado, el perro, las posiciones invertidas… También podemos practicar pequeños ejercicios de Pranayama, respirando como un gorila, haciendo el sonido de una abeja, o imitando a un león. No te olvides que existe el Yoga para los ojos, o que podemos cantar kirtan o mantras. Y, por supuesto, unos minutos de concentración en la posición del loto, o sencillamente tumbados en el suelo, serán el colofón de una relajante sesión de Yoga en familia.

Practicar Yoga como animalitos

Aunque en la sección anterior hablamos de animales, merece la pena comentarlo más extensamente. En efecto, una de las formas más divertidas y fáciles de hacer Yoga en familia es jugar a ser animalitos. Los antiguos Rishis desarrollaron la ciencia del Yoga en base a una finísima observación de la naturaleza. De ahí que muchas de las posturas se llamen, y se parezcan, a los animales con los que convivían, en selvas, cuevas y montañas.

La postura del león, la del perro, el pez, la cobra… son posiciones clásicas que, incluso en sánscrito, tienen esos mismos nombres. Aunque también puedes inventarte otras, como el flamenco, la jirafa o la rana. No importa: cualquier excusa es buena para que tus hijos pasen un rato divertido, haciendo ejercicio, aprendan a estar en contacto con sus cuerpos y los sientan por dentro.

Un truco: unas flashcards o tarjetas impresas pueden ser de gran ayuda, así como imitar los sonidos que hacen esos animales.

Cuentos de Yoga

No lo dudes: a los niños les encantan los cuentos (y, digamos la verdad, también a los adultos). Contar cuentos ha sido, desde hace milenios, la forma más sencilla de transmitir enseñanzas. Por ello, una idea estupenda es contar un cuento que sirva de hilo conductor a toda una sesión de Yoga.

Existen libros estupendos con decenas de cuentos para practicar Yoga con tus hijos. También tienes vídeos, como el que aparece aquí arriba. ¿Y si os inventáis un cuento, todos juntos?

Para terminar… ¡el juego de la oca!

Si tienes flashcards o tarjetas impresas con los ejercicios y posiciones, una idea súper divertida es terminar la sesión de Yoga en familia haciendo el juego de la oca. Para ello, coloca las tarjetas formando un camino en el suelo. Luego, usa un dado para ir marcando el recorrido. Verás que es una forma genial para recordar los nombres de las posiciones, y una excusa para volver a hacerlas y alargar un poquito más la sesión.

El juego de la oca con posturas de Yoga

La edad de los niños y el Yoga

Con todo lo dicho anteriormente, está claro que puedes hacer Yoga con tus hijos prácticamente desde que nacen. Sin embargo, ten en cuenta que el Yoga para niños pequeños no deja de ser una introducción, que irá haciéndose un poco más seria mientras vayan creciendo.

Durante los primeros años de vida, los niños probablemente no sean capaces de mantener la atención más de 15 o 20 minutos. Incluso puede ser que, tras unas cuantas semanas practicando con muchas ganas e ilusión, dejen de querer hacerlo, sin motivo aparente. No te desanimes, es algo normal.

Retoma tu propia práctica, y deja que ellos sigan sus propias apetencias. Lo más probable es que, en algún momento, vuelvan a sentir la necesidad de hacerlo contigo. Verás que lo recuerdan todo, que son más flexibles que antes y que quieren practicar durante más tiempo.

Beneficios del Yoga para niños

Con todo lo dicho, está claro que practicar Yoga a una edad temprana tiene una enorme cantidad de beneficios. Aquí tienes solo algunos:

  • El primero, y el más importante, es que los niños lo ven como algo natural, tan sencillo y normal como hablar su lengua madre.
  • Por supuesto, el Yoga para niños tiene los mismos beneficios físicos que para los adultos, en lo que se refiere a la flexibilidad, desarrollo y tonificación muscular y mejora de la salud en general.
  • A nivel mental, los niños mejoran su concentración, se relajan, bajan su nivel de estrés, consiguen claridad en sus pensamientos y adquieren una mayor consciencia de sí mismos.
  • Si practicas ejercicios de respiración o pranayama, está claro que sus sistemas respiratorios se verán también beneficiados.
  • Pero, además, el Yoga tiene la particularidad de que mejora la autoestima, les hace más libres, armoniza su carácter y aumenta su empatía y compasión hacia los demás.

Puedes seguir leyendo artículos sobre Yoga

Imágenes: rosario3.com, dansemarccharlebois.com, youtube.com, educadoresypadres.wordpress.com, 123rf.com, pinimg.com

Resumen
Yoga para niños: ideas para practicar en casa y en familia
Nombre del artículo
Yoga para niños: ideas para practicar en casa y en familia
Descripción
Practicar Yoga para niños, en casa o en familia, es uno de los mejores regalos que puedes hacer a tus hijos. Aquí tienes algunos trucos e ideas.
Autor
Publisher Name
Yoga Moola
Publisher Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *