Yoga ocular: la ciencia que relaja tus ojos y los músculos faciales

¡Haz click para puntuar este artículo!
4.7 / 3 votos

Es posible que hayas oído hablar del yoga para los ojos. Quizá lo practiques dentro de la rutina de tu centro de yoga, que dentro de tu sesión se incluyan prácticas como el masaje ocular o el trataka, o incluso lo hagas de forma habitual en casa. También puede ser que no sepas de qué va, ya que, muchas veces, se trata de una serie de ejercicios que se consideran menores, menos importantes que las asanas, el pranayama o la relajación.

En realidad, el yoga ocular supone una ciencia en sí misma. Existen testimonios de curaciones increíbles , personas con miopía, vista cansada, astigmatismo o cataratas que, realizando con perseverancia ejercicios para los ojos, han dejado para siempre sus gafas o lentillas. Este artículo no trata sobre estos beneficios casi milagrosos, ya que, si de verdad son posibles, requerirían de una práctica perseverante y muy precisa, que desde luego no está al alcance de la mayoría de la población.

Sin embargo, los ejercicios de yoga para los ojos no tienen por qué tener beneficios tan increíbles. Los ojos son uno de los órganos que más sufren en nuestra sociedad. Nuestro estilo de vida, la proliferación de pantallas, incluso la alimentación pueden hacernos padecer trastornos como ojos cansados o irritados, dolores de cabeza o que aparezcan arrugas prematuras en la cara. Este artículo sí trata estos problemas, cuya solución puede ser tan sencilla como tener una alimentación saludable, intentar descansar cada cierto tiempo si tenemos que mirar mucho el ordenador o la tablet, y realizar los ejercicios del yoga ocular de forma regular.

Cómo funciona la vista

Si alguna vez te has preguntado cómo funciona el sentido de la vista, en realidad la respuesta es que sigue siendo un pequeño misterio. Los ojos no son solo un par de orificios por los que entra la luz con la que vemos las imágenes que nos rodean. En realidad, se trata de dos órganos mucho más complejos de lo que imaginas, que para funcionar necesitan que actúen, a la vez, un conjunto de músculos, nervios, glándulas y células altamente especializadas, precisas y sensibles.

Partes del ojo
Partes del ojo

Además, los músculos que rodean los globos oculares están directamente conectados con la cara, y el nervio óptico se hunde en el tálamo, una de las partes más profundas del cerebro. Nadie sabe con precisión cómo se forman las imágenes, o qué relación tienen con el resto de nuestra percepción. Lo que sí sabemos es que, entre las funciones del tálamo, están la atención, la consciencia, la regulación de las emociones y los ciclos de sueño y vigilia.

Los nervios ópticos
Los nervios ópticos

El yoga para los ojos quizá no (o quizá sí) te ayude a corregir algunos defectos como la miopía, el astigmatismo o la presbicia (vista cansada). Puede que el yoga ocular no consiga que olvides de gafas o lentillas, pero lo que es seguro es que te puede aportar serenidad, profundidad en tu relajación, te hará estar más consciente y, en definitiva, después de hacerlo, hará que te encuentres mucho más en calma y en sintonía con lo que necesitas. 

Ejercicios de yoga para los ojos

Una sesión de yoga ocular dura aproximadamente de 5 a 15 minutos, por lo que lo más importante antes de comenzar es buscar una postura cómoda. La posición del loto, medio loto o alguna similar son las más apropiadas, aunque puedes practicar también sobre las rodillas, usando un cojín o, si lo prefieres, en una silla. Cierra los ojos, conecta con tu respiración unos segundos, recita un mantra si lo crees conveniente y relájate.

Recuerda:

  • Tienes que hacer todos estos ejercicios sin mover la cabeza, moviendo solo los ojos.
  • Cuando realices los ejercicios, intenta no pestañear.
  • Al terminar cada serie y antes de empezar la siguiente, es conveniente permanecer unos segundos con los ojos cerrados.
  • Si te sientes cansado, o si adviertes alguna molestia, dolor o mareo, es mejor que te pares. Cierra los párpados, relájate y, si lo necesitas, túmbate en savasana unos minutos.

Lo más conveniente es empezar con el masaje ocular, y a continuación comenzar los ejercicios. No tienes que hacerlos todos en una misma sesión: elige 3 o 4 (o más) en función de lo que necesites y del tiempo que quieras dedicar. Lo que sí es importante es hacerlos según el orden que aparece a continuación. empezando por algunos movimientos sencillos y subiendo de complejidad. Si quieres hacer trataka, debe ser el último que realices.

Masaje ocular

Antes de hacer los ejercicios, realiza un ligero masaje:

  • Frota las palmas de las manos, rápidamente y con fuerza, hasta que las notes calientes.
  • Rápidamente (antes de que se enfríen), colócalas sobre los párpados cerrados. Siente que el calor penetra en el interior de tus ojos, y que ese calor se va expandiendo profundamente a través de los músculos hasta el cerebro.
  • Permanece en esa posición de 30 segundos a 1 minuto (o incluso más, si lo prefieres).
  • Después de ese tiempo, frota suavemente los párpados con las palmas de tus manos, hacia arriba y hacia abajo. Haz círculos con las manos, dando un suave masaje en toda la zona facial alrededor de los ojos.
Masaje de la cara y los ojos
Masaje de la cara y los ojos

Fuente: wikihow.com

Arriba y abajo

Cierra los ojos. Permanece así unos segundos. Cuando los abras, realiza los siguientes movimientos:

  • Enfoca la vista en la nariz, manteniéndola unos segundos.
  • A continuación, haz lo mismo con el entrecejo.
  • Repite estos dos movimientos de 5 a 10 veces.
  • Cierra os ojos, relájate y concéntrate en las sensaciones que provengan de los globos oculares, la cabeza y la cara.

Si lo prefieres, puedes dirigir la vista hacia un punto más bajo y más alto que la nariz y el entrecejo.

Yoga ocular: arriba y abajo
Yoga ocular: arriba y abajo

      

Izquierda y derecha

Cierra los ojos durante unos segundos. Después:

  • Mira hacia la izquierda, lo más lejos que pueda. Permanece así unos segundos.
  • A continuación, haz lo mismo con el lado contrario.
  • Después de 5 a 10 repeticiones, cierra los párpados y descansa.

Movimientos en zig-zag: Z, S, M, W

De nuevo, cierra los ojos durante unos segundos. Cuando los abras:

  • Comienza mirando un punto situado arriba y a tu izquierda. A continuación, dibuja con los ojos la letra Z.
    Cuando termines, vuelve a comenzar desde abajo a la derecha, en sentido contrario. Repítelo unas cuantas veces.
Yoga ocular: movimiento como una Z
Yoga ocular: movimiento como una Z
  • Cierra los ojos. 
  • Vuelve a comenzar mirando arriba y a la derecha. Haz un movimiento ocular en forma de S.
  • Cuando acabes, vuelve a empezar desde abajo y a la izquierda, en sentido contrario.
  • Yoga ocular: movimiento en forma de S
    Yoga ocular: movimiento en forma de S
  • Cierra los ojos. 
  • Empieza ahora abajo y a la izquierda, y realiza varias veces un movimiento en forma de M, volviendo hacia atrás en sentido contrario.
  • Cierra los ojos.
  • A continuación, dirige la vista arriba y a la izquierda, y haz el movimiento en forma de W, hacia atrás y hacia delante.
Yoga ocular: hacer una M
Yoga ocular: hacer una M

Movimiento circular

Imagina que tienes un reloj enorme justo frente a ti. Una inmensa esfera con los números de las horas que ocupa al máximo tu rango de visión. 

  • Empieza con los ojos cerrados.
  • Cuando los abras, sube la vista hacia un imaginario número 12. Mantén la mirada en ese punto de 3 a 5 segundos.  
  • A continuación, y sin pestañear o cerrar los párpados, pasa al número 1, volviendo a mantener la mirada de 3 a 5 segundos.
  • Haz lo mismo con todos los números del reloj.
  • Cuando los termines, cierra los ojos.
  • Ábrelos, y realiza la misma operación, en sentido contrario.
Yoga ocular: moviendo los ojos como un reloj
Yoga ocular: moviendo los ojos como un reloj

Trataka 

Cuando hablamos de trataka lo hacemos de una práctica ancestral de purificación, tanto física como mental y espiritual, que está incluida en los Sat Kriya, ejercicios de limpieza energética que aparecen en los textos clásicos del yoga.

Aunque su práctica tiene una apariencia muy sencilla, los efectos que produce en la mente y la consciencia de quienes lo practican son muy profundos y duraderos, tocando partes realmente recónditas de nuestro ser.

Trataka
Trataka

Lo primero que necesitas es una vela. Siéntate delante de ella, en una habitación a oscuras y en una posición cómoda. A continuación, y después de hacer un breve masaje ocular, mira fijamente la vela. Intenta que tu vista se concentre en la parte más alta de la misma, apenas en el pequeño triángulo que se mueve suavemente. Recuerda: si sientes cansancio o molestias, deja de hacer el ejercicio.

La práctica puede tener distintas variaciones:

Abre y cierra los párpados

  • Permanece mirando la vela unos cuantos segundos, sin pestañear.
  • A continuación, cierras los párpados, concentrándote en la imagen de la vela que seguirá en tu visión.
  • Cuando te sea difícil retener esa imagen, abre los ojos.
  • Repite de 5 a 10 veces.

Limpieza de los ojos con las lágrimas

  • Permanece mirando la vela sin pestañear.
  • En algún momento, notarás que las lágrimas aparecen. Déjalas que salgan.
  • Cuando tengas una lagrimación abundante, cierra los ojos hasta que notes que han dejado de salir.
  • Repite de 3 a 6 veces.

Concentración profunda

  • Permanece mirando la vela.
  • Si sientes la necesidad de pestañear, hazlo sutilmente, e intentando que sea lo menos posible.
  • Concéntrate lo más posible, quedándote en la posición de 1-2 minutos hasta (si tienes la práctica suficiente) 10 minutos.
Trataka
Trataka

Fuente: yogaengrado.blogspot.com

Beneficios del yoga para los ojos

El yoga para los ojos posee unos potentes beneficios para tu cuerpo y tu mente, que van más allá de la simple relajación de la vista y los globos oculares:

  • Al trabajar los músculos que sujetan y mueven los ojos, estarás tonificándolos y relajándolos.
  • Estos músculos están conectados con los de la cabeza y la cara, por lo que también notarás una reducción del estrés en toda esta zona.
  • Mejora la circulación sanguínea en los ojos y la cara.
  • Tonifica el sistema lacrimal.
  • Limpia los ojos, especialmente si practicas trataka.
  • Ayuda a tener consciencia sobre los movimientos oculares, por lo que previene malos hábitos y situaciones futuras de estrés, como forzar la vista en exceso.
  • Devuelve agudeza visual, y previene su pérdida.
  • De forma indirecta, también se trabajan zonas ocultas del cerebro. Aunque es difícil definir qué efectos profundos tiene el yoga ocular en la mente, al practicarlo notamos una mayor serenidad, calma y autoconsciencia.
  • Te hará conectar con tu parte inconsciente, sobre todo si practicas trataka con regularidad.

Eso sí, los ejercicios expuestos aquí no poseen ningún efecto milagroso. No vas a conseguir olvidarte de tus gafas o lentillas. 

Presbicia o vista cansada

La presbicia o vista cansada supone un caso especial. Al igual que otros defectos en la visión (como la miopía o el astigmatismo), el yoga para los ojos no es capaz corregirlo, pero sí puede prevenir y retrasar su aparición.

La presbicia se produce porque el cristalino (la pequeña lente que tienes en el interior del ojo, con la que tus ojos enfocan los objetos) pierde su elasticidad natural, en un proceso que se produce con la edad. Si practicas con frecuencia estos ejercicios de yoga, ese envejecimiento puede llegar a demorarse, previniendo la aparición de esta dolencia tan común entre personas mayores. 

Sin embargo, es mejor no confiar en milagros. Si notas que estás perdiendo visión de cerca, por ejemplo cuando lees o si manipulas objetos cercanos, visita para que te ayude.

Contraindicaciones

Si padeces enfermedades oculares diagnosticadas, o crees que puedes padecerlas, es mejor que consultes con un oftalmólogo antes de realizar ningún ejercicio.

El yoga ocular está contraindicado en enfermedades como glaucoma, cataratas, tracoma ocular, desprendimiento de retina, trombosis o tensión arterial elevada en la zona de la vista, enfermedades de la córnea o conjuntivitis.

Si, por el contrario, tienes trastornos comunes que te obligan a tener gafas o lentillas como miopía, hipermetropía, astigmatismo, vista cansada, etc., puedes practicarlos sin ningún problema. ¡Tan solo recuerda quitarte las gafas y lentillas antes de empezar!

Resumen
Yoga ocular: la ciencia que relaja tus ojos y los músculos faciales
Nombre del artículo
Yoga ocular: la ciencia que relaja tus ojos y los músculos faciales
Descripción
El Yoga ocular te propone una serie de ejercicios para mejorar tu vista, relajando y tonificando los músculos faciales y los que se encargan de los ojos
Autor
Publisher Name
Yoga Moola
Publisher Logo

2 Comments

  1. Pingback: 12 tipos de Yoga: ¿Cuál es mejor para ti? | YogaMoola

  2. Pingback: Yoga para niños: ideas para practicar en casa y en familia | Yoga y Ayurveda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *